Filosofía.


EL UNICO PROBLEMA REAL DE MI VIDA, ES MI VIDA, LO DEMÁS SON DISTRACCIONES.
IGNACIO REIVA


die Schönheit ist nichts als des Schrecklichen Anfang...
( la belleza no es nada sino el principio de lo terrible...)

Rainer Maria Rilke
LUZ...LUZ...MÁS LUZ.....

( Goethe)

Noli me Tangere

No, no me toques,

no te acerques.

¿No ves que aquí no se trata con carne?

mírame, siénteme,

enciende tu mecha en mis llamas,

pero no, no me toques.

Arde, quémate, incéndiate,

que a veces también (no te preocupes) te daré agua,

escúchame, yo te escucho,

pero no, no te arrimes.

Desnúdate, si quieres

¿no ves que yo también te descubro mi alma?

Pero no, no me roces, por favor

no, mientras no quieras ser una llama viva conmigo,

agua donde calmar toda sed,

incendio vivo, luz y antorcha de las antorchas.

Entonces y sólo entonces fúndete conmigo,

derríteme, derriba mis almenas,

desabrocharé mi cota de malla,

me dejaré traspasar.

Hasta entonces, no me toques,

si no te sabes, si no te sientes,

eterna llama de esta mecha, no te acerques,

sólo enciende en ella la tuya y respeta esta calma,

esta paz que me circunda.

Gracias.


Autora : Bárbara Allende Ouka Lele

publicado aquí gracias al gentil permiso de su autora

En el rosal de invierno

En el rosal de invierno

Lista de cosas sencillas a aprender (Mr. Darcy)

Va siendo hora de que aprenda, de una vez por todas:
- A reconocer que soy realmente afortunado
- A considerarme digno de ser feliz y capaz de hacer feliz
- A sentir lo que me apetezca, sin barreras autoimpuestas
- A dejarme cuidar sin dejar de cuidar
- A relajarme
- A abrir la puerta de mis deseos
- A no dejar escapar aquello que es valioso
- A dar y recibir todos los besos
- A valorar cada gesto, cada detalle
- A cuidar cada gesto y cada detalle
- Que de nada sirve lamentarse del pasado
- Que, pese a ello, toda acción deriva en consecuencia
- Que no necesito máscara ante quien me muestre su rostro
- Que una sonrisa vale más que el dinero
- ...Y que debo poner en marcha, de inmediato, mis relojes parados

Texto de Mr Darcy, con su permiso



Los beneficios de la Luna

La Luna, que es el capricho mismo, se asomó por la ventana mientras dormías en la cuna, y se dijo: "Esa criatura me agrada."

Y bajó muellemente por su escalera de nubes y pasó sin ruido a través de los cristales. Luego se tendió sobre ti con la ternura flexible de una madre, y depositó en tu faz sus colores. Las pupilas se te quedaron verdes y las mejillas sumamente pálidas. De contemplar a tal visitante, se te agrandaron de manera tan rara los ojos, tan tiernamente te apretó la garganta, que te dejó para siempre ganas de llorar.

Entretanto, en la expansión de su alegría, la Luna llenaba todo el cuarto como una atmósfera fosfórica, como un veneno luminoso; y toda aquella luz viva estaba pensando y diciendo: "Eternamente has de sentir el influjo de mi beso. Hermosa serás a mi manera. Querrás lo que quiera yo y lo que me quiera a mí: al agua, a las nubes, al silencio y a la noche; al mar inmenso y verde; al agua informe y multiforme; al lugar en que no estés; al amante que no conozcas; a las flores monstruosas; a los perfumes que hacen delirar; a los gatos que se desmayan sobre los pianos y gimen como mujeres, con voz ronca y suave.

"Y serás amada por mis amantes, cortejada por mis cortesanos. Serás reina de los hombres de ojos verdes a quienes apreté la garganta en mis caricias nocturnas; de los que quieren al mar, al mar inmenso, tumultuoso y verde; al agua informe y multiforme, al sitio en que no están, a la mujer que no conocen, a las flores siniestras que parecen incensarios de una religión desconocida, a los perfumes que turban la voluntad y a los animales salvajes y voluptuosos que son emblema de su locura."

Y por esto, niña mimada, maldita y querida, estoy ahora tendido a tus pies, buscando en toda tu persona el reflejo de la terrible divinidad, de la fatídica madrina, de la nodriza envenenadora de todos los lunáticos.

Charles Baudelaire


O QUE DESEJO AINDA NÄO TEM NOME...

Clarice Lispector

De la autoría de este blog...

Todos los textos y poemas de este blog han sido escritos por

AURORA BLANCO BLANCO,

y cuando son de otro autor, esto se especifica en cada texto.


IBSN: Internet Blog Serial Number 36-333-54-333

HUELLA


Tus ojos verdes
manantial del alma
Ah! La mariposa!


Paolo Cantú




"extraño la luz
que llevas tú al mirar,
dámela otra vez"


RECUERDA
Te dije:
-Seguiré a tu lado. Soy perra
fácil de contener. No preciso automóvil.
No arriesgo en las subastas.
No te exijo un chalet. Si me pones collar,
desecha los metales de alcurnias elevadas.
Vivo semidesnuda. La calle no me gusta,
me conformo teniendo algún balcón
donde colgar el tedio. Mi escritura
no es fingida y antiguos
palimpsestos descubren mi apetito.
Sólo soy una perra
exigente en los huesos:
Son duros de roer los escritos de Homero.
Los versos de Kavafis me dejan con hambruna.
Regurgito el placer cuando leo a Szimborska.
Debajo de las losas y las alas,
escarbé en el deseo de Cernuda.
Te dije:
-Ven conmigo.
Repliégate a mi lado y miremos al mundo.
Esta vida de perros me despierta la líbido.
Husmearé en tu vientre por si encuentro
un poema de Safo o de Virgilio

((Dolors Alberola))







QUE FAREI QUANDO TUDO
ARDE

Sa de Miranda

Dreamming ligth; Anathema

domingo, 30 de agosto de 2009








el destino de las palabras
es morir al viento

engarce de corazones incautos
la tormenta vibra dentro

cielos amarillos que emergen
desde las cenizas

canto de cisne que anuncia
ramos de lirios blancos

cuasiretratos

soy
esfera lisa por fuera
extraños elementos , extrañas relaciones dentro.....
ocultas tras ese cristal que crees traspasar

aire condensado...y me escondo dentro

http://www.richardrackham.com

viernes, 28 de agosto de 2009

H de H en 7






piel chocando,
conflicto de alientos,
dulce locura...

espiral sin fin
donde nace la vida,
íntimo placer...

márcame, amor,
señálame de pasión,
dibuja mi flor...

sólo somos dos,
universo en un par,
cuerpos, almas...

gloria en baño ,
llena atardeceres que
abortaron mal...

he decidido
ser feliz por nosotros,
alma cerrada...

error, mi mejor
amor,mi desespero,
amado mío...


aurora...

miércoles, 19 de agosto de 2009

al viento....







al viento, al viento
perdidos los ojos en la frescura
al viento y al agua
que llama como niños riendo
al agua, al agua
metidos las manos en la masa de tu cuerpo
al agua, al aire
que estremece la tierra y mi carne
al aire, al aire
cargados de sueños nos cubre como manta
al agua, al infinito
que se ríe y hace trampas a los dados
al infinito, al infinito
que ahora ya me quieres
que ahora aún te quiero
al infinito
que nos escoge la vida
que nos llena de estrellas
que nos guarda ....y nos aguarda

martes, 18 de agosto de 2009

la medalla






caracolas
eternas rompientes,
minutos dormidos
palpando el infinito
de dormidas superfícies, como desiertos...
aplacar la sed mineral con lluvia de nocturna clarividencia
retando al tiempo la necesidad del coraje que unge
como medalla de guerra
la posibilidad de ser camino y final...
rompe la espada de luz la línea que une la oscuridad en un tejido
de inciertas notas estarcido,
la templanza olvidada en una esquina de arañas
y la necesidad rampante en campo de estrellas,
contemplar con ojos vacíos desde dentro de la herida
y ver amanecer al otro lado, donde se esconde el río

te siento...te siento dentro
como rizo que se enreda al tronco que al cielo clama
soledades que nacen espurias, como hijos del desamor...



Tu y Yo, Carlos Bousoño

Imagen de Alberto Pancorbo

Tú y yo, los dos, bajo la luz del día,
bajo la luz que dura en lo inocente,
¡Oh, sí, los dos, bajo la luz riente
queremos ser! Queremos... Yo querría.

Contra la sombra o la melancolía,
contra las injusticias del presente,
quién te tuviera siempre, siempre... ¡Tente
amor pequeño, campo de alegría!

Y aquí los dos mirándonos. sin vernos.
Aquí los dos hablando. Sin oírnos.
Buscándonos a tientas. Sin tenernos.

Y el tiempo ya empujándonos a un irnos
inacabable. No podemos sernos
jamás. Entrando siempre en el morirnos.

domingo, 16 de agosto de 2009

...mAr...MaR...mAr...

al final del camino, el mar
lujuria de aguas penetrando de algas las rocas,
estrellas que danzan en las mareas negras de la eternidad
con los bordes como espumas
con espuma como risas
lazos
viento y muerte , vida y silencio

al final del camino, el mar...
limpio de registro de huellas
turbio de miradas que sueñan
la arena que se cuaja en cabello de sirena
en cabello de sirena
.....
al final, el mar...
verde infinito, como infinito el olivar,
mar,
donde despuntan las noches de azúcar,
los días de sal
corazón que mece las corrientes y trae al paladar
colores de alba que nace al otro lado
del mar

sábado, 15 de agosto de 2009

seca

pupilas al viento
y fuego quemando nubes secas
............
palmeras meciendo
el cielo que has dejado
como un cristal invisible
entre los fragmentos
..............

Federico García Lorca


A Ramón P. Roda.

Hay dulzura infantil
en la mañana quieta.
Los árboles extienden
sus brazos a la tierra.
Un vaho tembloroso
cubre las sementeras,
y las arañas tienden
sus caminos de seda
-rayas al cristal limpio
del aire-.
En la alameda
un manantial recita
su canto entre las hierbas.
Y el caracol, pacífico
burgués de la vereda,
ignorado y humilde,
el paisaje contempla.
La divina quietud
de la Naturaleza
le dio valor y fe,
y olvidando las penas
de su hogar, deseó
ver el fin de la senda.

Echó a andar e internose
en un bosque de yedras
y de ortigas. En medio
había dos ranas viejas
que tomaban el sol,
aburridas y enfermas.

"Esos cantos modernos
-murmuraba una de ellas-
son inútiles". "Todos,
amiga -le contesta
la otra rana, que estaba
herida y casi ciega-.
Cuando joven creía
que si al fin Dios oyera
nuestro canto, tendría
compasión. Y mi ciencia,
pues ya he vivido mucho,
hace que no lo crea.
Yo ya no canto más..."

Las dos ranas se quejan
pidiendo una limosna
a una ranita nueva
que pasa presumida
apartando las hierbas.

Ante el bosque sombrío
el caracol se aterra.
Quiere gritar. No puede.
Las ranas se le acercan.

"¿Es una mariposa?",
dice la casi ciega.
"Tiene dos cuernecitos
-la otra rana contesta-.
Es el caracol. ¿Vienes,
caracol, de otras tierras?"

"Vengo de mi casa y quiero
volverme muy pronto a ella".
"Es un bicho muy cobarde
-exclama la rana ciega-.
¿No cantas nunca?" "No canto",
dice el caracol. "¿Ni rezas?"
"Tampoco: nunca aprendí".
"¿Ni crees en la vida eterna?"
"¿Qué es eso?
"Pues vivir siempre
en el agua más serena,
junto a una tierra florida
que a un rico manjar sustenta".

"Cuando niño a mí me dijo
un día mi pobre abuela
que al morirme yo me iría
sobre las hojas más tiernas
de los árboles más altos".

"Una hereje era tu abuela.
La verdad te la decimos
nosotras. Creerás en ella",
dicen las ranas furiosas.

"¿Por qué quise ver la senda?
-gime el caracol-. Sí creo
por siempre en la vida eterna
que predicáis..."
Las ranas,
muy pensativas, se alejan.
y el caracol, asustado,
se va perdiendo en la selva.

Las dos ranas mendigas
como esfinges se quedan.
Una de ellas pregunta:
"¿Crees tú en la vida eterna?"
"Yo no", dice muy triste
la rana herida y ciega.
"¿Por qué hemos dicho, entonces,
al caracol que crea?"
"Por qué... No sé por qué
-dice la rana ciega-.
Me lleno de emoción
al sentir la firmeza
con que llaman mis hijos
a Dios desde la acequia..."

El pobre caracol
vuelve atrás. Ya en la senda
un silencio ondulado
mana de la alameda.
Con un grupo de hormigas
encarnadas se encuentra.
Van muy alborotadas,
arrastrando tras ellas
a otra hormiga que tiene
tronchadas las antenas.
El caracol exclama:
"Hormiguitas, paciencia.
¿Por qué así maltratáis
a vuestra compañera?
Contadme lo que ha hecho.
Yo juzgaré en conciencia.
Cuéntalo tú, hormiguita".

La hormiga, medio muerta,
dice muy tristemente
"Yo he visto las estrellas."

"¿Qué son las estrellas?", dicen
las hormigas inquietas.
Y el caracol pregunta
pensativo: "¿Estrellas?"
"Sí -repite la hormiga-,
he visto las estrellas,
subí al árbol más alto
que tiene la alameda
y vi miles de ojos
dentro de mis tinieblas".
El caracol pregunta:
"¿Pero qué son las estrellas?"
"Son luces que llevamos
sobre nuestra cabeza".
"Nosotras no las vemos",
las hormigas comentan.
Y el caracol: "Mi vista
sólo alcanza a las hierbas."

Las hormigas exclaman
moviendo sus antenas:
"Te mataremos; eres
perezosa y perversa.
El trabajo es tu ley."

"Yo he visto a las estrellas",
dice la hormiga herida.
Y el caracol sentencia:
"Dejadla que se vaya.
seguid vuestras faenas.
Es fácil que muy pronto
ya rendida se muera".

Por el aire dulzón
ha cruzado una abeja.
La hormiga, agonizando,
huele la tarde inmensa,
y dice: "Es la que viene
a llevarme a una estrella".

Las demás hormiguitas
huyen al verla muerta.

El caracol suspira
y aturdido se aleja
lleno de confusión
por lo eterno. "La senda
no tiene fin -exclama-.
Acaso a las estrellas
se llegue por aquí.
Pero mi gran torpeza
me impedirá llegar.
No hay que pensar en ellas".

Todo estaba brumoso
de sol débil y niebla.
Campanarios lejanos
llaman gente a la iglesia,
y el caracol, pacífico
burgués de la vereda,
aturdido e inquieto,
el paisaje contempla.

lunes, 10 de agosto de 2009

cansancio......... lento........


Huesos

Lentos

Como montañas,

El peso

De la rosa

De los vientos

Comiéndose las ganas…

Arrancar

Arrancar

Arrancar

El vómito

Que pinta

La luz

De la mañana…

Piedras

Pesadas

Como tardes,

Tardes

Lentas

Como pesares.









el canto de la caracola





cuando llueve que no escampa
y las sonrisas negativas florecen,
caracolas en la playa escondida se reúnen
y cantan
como moliendo el verde de las algas...
ciertos caminos oscuros
viajan al fondo de la maleta, y salen
cuando acaba la temporada de orquídeas, sueños colgantes,
parásitos bellos como precipicios,

y caigo
sin tropiezos
en la misma tontería,
me niego el permiso de tener manos de hada,
me niego el consuelo de tener corazón de pétalos blancos...
la sublime belleza de la nada que habita los aleros
que de mil cielos turbios se empapan
blandos pliegues rizados
de hielos configurados
y raíles estrechos
que caen desde los ojos de la aurora

otra madrugada
esclava
del deseo de ser círculo
y cerrar del infierno
la fosa de entrada


martes, 4 de agosto de 2009

espiral

lluvias de verano...
tierra arrastrada, roca desnuda y sal,
tórrido infierno
ansia de mar y posibilidad

deseo de final
desierto en la sangre y en la piel
pobreza vital
necesidad de acabar
y volver
nada
vacío
todo
espacio
infinito
rodando la espiral de la soledad la piel
destrozo
caída
silencios...
silencios......
disolución , al fin, disolución...

lunes, 3 de agosto de 2009

gotas

Gota
a
gota
gotea
el alba en rocios pequeños

Gota
tras gota
gotea el ocaso
incendio controlado
desde la esquina del fin

Gota
a
gota
pasa
el tiempo
que no existe
porque no llega
porque no es, pero ha sido.
entrecortado infinito,
porque no pasa
aunque me araña
porque no siento
su sustento
y miente
mientras me arrulla

Gota
a
gota
en ecos
que encienden
al silencio

domingo, 2 de agosto de 2009

h

la luz cae, dulce,
incendiando su tumba
de silencio llena
Aurora

relojes

ahora
que llega la hora
del silencio externo

que las palabras
tienen un solo dueño
y una hora

ahora
que siento el centro
donde la vida se agita, incurable

que las cenizas
alfombran caminos muertos
sólo ahora

ahora , el silencio
no grita , no llora...
es sólo silencio
es horizonte que se acerca
es palpar el infinito de ojos inciertos
atrapar vilanos con los labios
y esperar...
esperar la hora
la hora de un reloj sin tiempos

ahora

sábado, 1 de agosto de 2009

crónica de la aurora

hubo un amanecer
y la tierra removió sus entrañas....

hubo una mañana
y las libélulas fueron de lapislázuli
y el camino sembrado de oro

hubo un mediodía
incómodo, ardiente, tempestuoso, impetuoso
mientras las cañas se agitaban
y los horizontes se mezclaban

hubo una tarde
de oro
de verde
de granada
de rosas y alhelís....

hubo una noche
que fraguó el alba
que rompió en millones las estrellas
que olía a frutas jugosas
que llenaba la luna de reflejos
que hizo cantar al agua

hubo, al fin, una aurora
viva

aurora

casi....

y el silencio dorado
moría entre tus labios, temblando...

casi se tocaba el aire

y ojos incrédulos se miraban
estrellas en el fondo, titilando...

casi se saboreaba el tiempo

entre cadencias lentas
el descubrimiento levantó el vuelo, vibrando...

casi, casi, se tocaba el alma

aurora